Ayuda a buscar una desaparecida que resultó ser ella misma

La fissure volcanique d'EldgjáUna turista en Islandia se ofreció para buscar a una mujer desaparecida por horas de un autobús encargado de hacer rutas turísticas por el país. Sin siquiera sospechar que la mujer era ella misma.

La policía, la misma turista  y el conductor del vehículo ni siquiera se imaginaban que andaban con la mujer que buscaban todo el tiempo durante 2 días.

Esto sucedió debido a que dicha mujer viajó en autobús hasta Eldgja, un cañón volcánico ubicado al sur de Islandia y cuando finalizó la excursión, todos los turistas volvieron al autobús para retornar a sus hogares, sin embargo ante los ojos del conductor ella nunca volvió. Esto se debió a que la turista se cambió de ropa y cuando subió pues simplemente se encontraba vestida diferente, razón por la cual el conductor pensó que se había extraviado y la empezaron a buscar con la policía del lugar.

La policía recibió un aviso del conductor de este autobús afirmando que una mujer asiática se había extraviado. Esta búsqueda comenzó rápidamente y continuó durante dos días tratando de hacer investigaciones y recorridos de dónde posiblemente haya estado la mujer sin ningún éxito de hallarla.

Al tercer día de búsqueda y con tantas horas desperdiciadas de turismo, aunque seguramente pudo conocer algunas personas de la localidad mientras indagaba los detalles de la desaparición de esta mujer. Esta mujer se puso a ver las descripciones físicas que la policía buscaba en la mujer y pues se dio cuenta que la mujer que buscaban era ella.

Los datos que la policía tenía eran los siguientes:

  • 160 cm de estatura
  • mujer de origen asiático
  • vestida con ropas oscuras

Todas y cada una de estas descripciones coincidía con ella y pues cuando lo mencionó que grande fue su sorpresa y que grande habrá sido la risa que les provocó enterarse de que ella era la mujer perdida.

Seguramente también se habrán puesto a pensar en los dos días de búsqueda que resultaron en vano pues la desaparecida era a quién ellos tenían todo el tiempo ayudando. Al parecer ella se cambió la ropa, puesto que no llevaba las ropas oscuras cuando ingresó al autobús. Seguramente que si nos vamos de paseo servirá mucho no perdernos pues puede que terminemos buscándonos a nosotros mismos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *